jueves, 24 de enero de 2013

Día lluvioso y frío




Era un día lluvioso y frío,
de ceniza
y pincel oscurecido,
era un día de
bocas tristes
y de huesos
entumecidos,
era un día
en que el agua
calaba hasta
los sentidos.
Era un día lluvioso y frío,
día de muerte,
de escalofríos,
día de rejones encendidos,
de barrena traidora,
de sangre sinsentido,
era un día donde
el callejón oscuro
bramó poniendo la tarde
de tintes rojos
y de crespones ennegrecidos.
Era un día lluvioso y frío,
los gritos se escuchaban
de boca en boca,
de madre en madre
de hijo en hijo,
¡ay mí padre!,
¡ay mí marido!,
la muerte viajó
entrañas adentro,
hasta lo más recóndito
hasta el sitio más perdido.
Era un día lluvioso y frío,
cuando la sinrazón
a la razón vencía,
cuando el jilguero
no cantaba
por causa de un
estremecimiento,
de un escalofrío.
¡Ay día lluvioso y frío!
¡ay día de invierno!
cuando el sol huye
despavorido,
sudores de muerte
invaden la estancia,
sudores con
temblores,
gritos y alaridos.
Era un día lluvioso y frío
cuando la penumbra
invadió los sentidos,
parpados con
hilo fino cosidos,
imanes en pies y manos,
un muro en los oídos.
¡Ay trueno infame!,
¡ay estruendo maligno!,
has sesgado
lo más intimo,
has quitado
hasta el último latido.
Era un día lluvioso y frío
cuando el calor viscoso
de rojo envejecido
cubre el gélido mármol
y con garabatos
lo ha teñido,
ya no se
escuchan gritos,
ya no hay alaridos
solo quedan llantos,
lamentos y quejidos.
Era un día lluvioso y frío
cuando el cuerpo,inerte,
se eleva hacia
lo desconocido,
la estancia queda vacía
solo queda el eco
de voces sin sonidos.
Era un día caluroso de estío
cuando la penumbra
quedo atrás,
cuando volvió
el colorido,
ya no llueve,
ya no hace frío,
suave calor
el que llega y penetra
en los sentidos,
ya no se escuchan llantos,
ni lamentos, ni quejidos,
ya no llueve,
el frío ha huido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario